Ahorro energético

La adopción de bombas de calor agua-agua para la producción de calefacción y aire acondicionado, sin emisión de contaminantes, no es el único truco que hemos tomado para contener los gastos energéticos y la contaminación ambiental.
El Hotel está dotado de un sistema automatizado e informatizado que controla, por cada ambiente, los parámetros de erogación de la calefacción y de la refrigeración, y los datos relativos a los gastos eléctricos.
Las habitaciones están administradas por tarjetas magnéticas para optimizar los gastos; las ventanas están dotadas de contactos magnéticos que, en caso de apertura, blocan las instalaciones. El consumo de agua en las habitaciones es fuertemente contenido gracias a la adopción de filtros, aún garantizando la máxima comodidad a los clientes.
En la cocina las placas a inducción permiten cocinar de forma rápida y sin pérdida de calor.
El edificio ha sido construido con soluciones que permiten un alto grado de aislamiento térmico y acústico y para la fachada exterior, la compartimentación de las paredes perimetrales ha sido creada con cura, dirigiendo el máximo contenimento de las dispersiones de aislamiento acústico.